Diplomados 2016 concluyen formación

Diplomados 2016 concluyen formación

El Departamento de Evangelización y Catequesis de la Arquidiócesis, dirigido por la hermana Cecilia Osses, junto a la Facultad de Educación de la UCSC, representado por el profesor Javier Espinoza, realizaron la ceremonia de diplomatura de 75 catequistas. A quienes acompañaron y animaron en su proceso de formación.

El decano de la Facultad de Educación, Doctor Jaime Constenla Núñez, expresó su alegría por la titulación de 75 nuevos catequistas, en el cuarto año del programa. “No es fácil, pienso, que una persona, que tiene muchas responsabilidades, familiares, laborales, profesionales, estudiantiles, destinen tiempo para estudiar los sábados, pudiendo hacer otra cosa, sin embargo, han logrado  cumplir responsablemente los requerimientos del diplomado”.

Recordó que “esto partió cuando monseñor Chomali me llama a su oficina y me plantea la iniciativa de formar y preformar  a los catequistas y entregarles mejores herramientas, para que puedan cumplir su misión pastoral, en sus parroquias. Cogimos el  guante y la propuesta era muy emprendedora y hoy estamos por cuarto año. Esto es parte de nuestra misión. Está en la naturaleza de la UCSC servir a la comunidad y qué mejor que servir a la comunidad más cercana, que es la comunidad de las parroquias y la que es la que tiene que ver con la catequesis. Los indicadores de esta formación se verán en el trabajo que ustedes realizan con los niños y jóvenes, en sus comunidades y es de gran satisfacción para la Universidad”.

En representación de los diplomados, intervino una de las diplomadas, quien expresó  sus agradecimientos a la iglesia y a la universidad por la preocupación de formar a los catequistas. “Llegué con mucha ilusión a este diplomado. Con ansias y ganas de aprender. Fui la primera inscrita este año, cuánta entrega, inspiración y sabiduría, que misión tan grande y maravillosa, ser catequistas, transmitir  fielmente el evangelio a los hermanos, pero cuan más valiosa es aprender a transmitirla”, afirmó, destacando  la calidad de profesores.

En su discurso hizo un recorrido de lo que fue para ella “bendecido Diplomado en Pedagogía Catequética, que nos ha dado a conocer múltiples herramientas  para mejorar nuestras catequesis. Esta formación me hace sentir más preparada y más segura para transmitir fielmente la buena noticia a los llamados y a quien lo necesita. Quedo con una gran sensación de alegría y de crecimiento en todo ámbito, que confirma  el sí a Dios como a la María”.

Monseñor Fernando Chomali cerró el acto con una breve intervención y bendición. “Estamos comenzando, porque este es un camino que se ha emprendido desde hace cuatro años y lo que le da continuidad a la hermosa labor que hacen los catequistas. Sin ustedes, los sacerdotes, hacemos pocos, porque ustedes son los que están semana a semana con los niños, jóvenes, con adultos y tantas personas”, expresó, añadiendo que “la formación no es un apéndice del cristiano, está en el corazón de la vida cristiana y hemos hecho un  gran esfuerzo para formarnos, los sacerdotes, catequistas,  el lema es formar”.

Precisó que “un católico con la sola fe empieza a decaer y una persona con pura razón es soberbia  y  razón y fe es una buena síntesis,  hay que alimentar la fe la vida espiritual y sacramental  y hay que alimentarla también con la razón y los conocimientos. Quienes llevan años haciendo catequesis, podrán darse cuenta que los jóvenes de años atrás no tienen nada que ver con los jóvenes de hoy y tenemos  la obligación de darles nuevas y mejores herramientas para que puedan desarrollar la vocación que el señor les ha dado, al servicio de los demás”.

Agradeció a todos y recordó que “cuando impulsamos este diplomado, encontré mucho apoyo, muchos cauces y pocos diques y con estos cauces se ha ido sumando mucha  gente, ha tomado peso específico y vamos a perseverar y también decirles que es un proceso continuo y estar atentos a los cursos del Instituto de teología y al diplomado de biblia”.