ORACIÓN POR LOS OBISPOS

ORACIÓN POR LOS OBISPOS

Hermanos y hermanas Catequistas

Frente a la realidad que vive nuestra iglesia chilena, el Papa Francisco ha dicho a nuestros obispos; “Les aseguro mi oración y quiero compartir con Ustedes la convicción de que las dificultades presentes son también una ocasión para restablecer la confianza en la Iglesia, confianza rota por nuestros errores y pecados y para sanar unas heridas que no dejan de sangrar en el conjunto de la sociedad chilena. Sería oportuno poner a la Iglesia de Chile en estado de oración”

Como catequistas, queremos hacer nuestra esta invitación del Papa y acompañar a los obispos de nuestro país que se reunirán con él en mayo, pidiendo al Espíritu Santo que les ilumine y acompañe.

Les invitamos a hacer esta oración de manera personal y en los distintos encuentros de catequesis, durante este tiempo de abril y especialmente en mayo.

El himno más antiguo al Espíritu Santo

Ven, Espíritu divino,

manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre,

don, en tus dones espléndido,

luz que penetra las almas,

fuente del mayor consuelo,

ven, dulce huésped del alma,

descanso de nuestro esfuerzo,

tregua en el duro trabajo,

brisa en las horas de fuego,

gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,

divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre,

si tú le faltas por dentro;

mira el poder del pecado,

cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,

sana el corazón enfermo,

lava las manchas, infunde

calor de vida en el hielo,

doma el espíritu indómito,

guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,

según la fe de tus siervos;

por tu bondad y tu gracia,

dale al esfuerzo su mérito;

salva al que busca salvarse

y danos tu gozo eterno.

Amén.