Durante los últimos tres miércoles del mes de octubre de 19,00 a 21,00 hrs. los catequistas de la parroquia San Ramón del decanato Concepción, se han reunido en la sede parroquial, para reflexionar y profundizar sobre el tema de la fe.

En el primer miércoles reflexionaron sobre el misterio de la fe, vivido desde la dimensión del sentimiento, la razón y la acción; “La fe requiere del hombre no solo escuchar la Palabra de Dios, sino que ponerla en práctica (Mt. 7,21.24) La fe autentica hace que el hombre corresponda al amor que se le ha entregado y construye toda su vida en torno a esa relación. La fe demanda una relación y una acción, que da al hombre una actitud de vida…”

El segundo miércoles la reflexión giro en torno a la fe anunciada y vivida desde la palabra de Dios; “…la fe cristiana no es una “religión del Libro”. El cristianismo es la religión de la “Palabra” de Dios, “no de un verbo escrito y mudo, sino del Verbo encarnado y vivo” (S. Bernardo, hom. miss. 4,11). Para que las Escrituras no queden en letra muerta, es preciso que Cristo, Palabra eterna del Dios vivo, por el Espíritu Santo, nos abra el espíritu a la inteligencia de las mismas (cf. Lc 24,45)” (CEC 108).

El tercer miércoles se continúo la formación reflexionando sobre “Al decir Padre “nuestro”, es al Padre de nuestro Señor Jesucristo a quien nos dirigimos personalmente. No dividimos la divinidad, ya que el Padre es su “fuente y origen”, sino confesamos que eternamente el Hijo es engendrado por Él y que de Él procede el Espíritu Santo. No confundimos de ninguna manera las personas, ya que confesamos que nuestra comunión es con el Padre y su Hijo, Jesucristo, en su único Espíritu Santo. La Santísima Trinidad es consubstancial e indivisible. Cuando oramos al Padre, le adoramos y le glorificamos con el Hijo y el Espíritu Santo” (CEC 2789).