Un gran número de catequistas de distintas parroquias de la Arquidiócesis, concluyeron su proceso de formación en el Diplomado en Pedagogía Catequística, el cual es impartido por la Facultad de Educación de la UCSC y el Departamento de Evangelización y Catequesis de la Arquidiócesis.

La ceremonia se realizo el sábado 15 de diciembre en el edificio central de la Universidad, se dio inicio con la interpretación del himno nacional,  luego el señor Héctor Vega Pinochet, coordinador de Educación Continua de la Facultad de Educación de la UCSC, señalo “Este Diplomado en Pedagogía Catequística se inicio en año 2013 y lentamente ha ido año a año realizando la formación de los catequistas de nuestra diócesis, hoy quiero felicitar a cada uno de los presentes que junto a sus familias se han reunido aquí para celebrar una etapa de formación cumplida, es para nuestra Universidad un gran orgullo poder ser parte de este acontecimiento”.

Continuo el acto con la entrega del diploma a los catequistas, quienes divididos en cinco grupos pasaron al escenario para recibir su diploma de manos de Monseñor Fernando Chomali, el señor  Héctor Vega Pinochet, la hermana Cecilia Osses y el profesor Javier Espinoza. En medio de la ceremonia la señorita Carmen Uribe interpreto para los presentes dos canciones que enriquecieron el espíritu del encuentro.

Monseñor Fernando Chomali se dirigió a los presentes diciendo “agradezco el servicio pastoral que ustedes realizan semana a semana en medio de nuestras comunidades, los catequistas son hombres y en su mayoría mujeres que desde su realidad familiar, laborar y social dejan tiempo para prestar el servicio de evangelizar a sus hermanos, por ello, es tan importante la formación de cada uno de los catequistas, quiero felicitarles e invitarles a no dejar de participar en los continuo procesos de formación, debemos ser conscientes de los grandes y acelerados cambios que vive nuestra sociedad, evangelizar y catequizar hoy, no es igual a como se realizaba hace cinco o diez año; los niños, jóvenes y adultos de entonces eran muy distintos a los que acompañamos hoy. Quiero también reconocer el gran papel de la mujer en la catequesis, ´nuestra catequesis tiene rostro de mujer´, agradecer su aporte y delicadeza para acoger a cada persona”