Monseñor Fernando Chomali, se reunió el sábado 25 de mayo con los jóvenes del decanato Concepción, que participan en la catequesis de preparación para celebrar el sacramento de la confirmación, el encuentro se realizo en el colegio Salesiano, los jóvenes de las distintas parroquia y colegio llegaron acompañados de sus catequistas.

Luego de la oración y canto inicial, monseñor Fernando dialogo con los jóvenes sobre la ‘Exhortación Apostólica Postsinodal Christus vivit’ del Papa Francisco dirige a los jóvenes, monseñor señalo que el Papa invita a los jóvenes a “No hay que arrepentirse de gastar la propia juventud en ser buenos, en abrir el corazón al Señor, en vivir de otra manera”, también señalo que, “Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias”. “No dejes que esto te suceda”, advierte el Papa. “No se dejen robar la esperanza y la alegría, no dejen que les narcoticen y les usen como esclavos de sus intereses”, busquen el gran objetivo de la santidad. Por último señalo “a todos los jóvenes tres grandes verdades. La primera: “Dios que es amor” y por tanto “Dios te ama, no lo dudes nunca”. La segunda verdad es que “Cristo te salva“. “Nunca olvides que Él perdona setenta veces siete. Vuelve a llevarnos sobre sus hombros una y otra vez”. La tercera verdad es que “¡Él vive! “Debemos recordar esto…. Si “Él vive, esto es una garantía de que el bien puede entrar en nuestras vidas…”. Monseñor concluyo diciendo que la exhortación concluye con “un deseo” del Papa Francisco: “Queridos jóvenes, me alegrará verles correr más rápido que los que son lentos y temerosos. Corran y sean atraídos por ese rostro tan amado, que adoramos en la Sagrada Eucaristía y reconocemos en la carne de nuestro hermano que sufre…. La Iglesia necesita de su impulso, de sus intuiciones, de su fe… Y cuando lleguen a donde todavía no hemos llegado, tengan la paciencia de esperar por nosotros”.

A continuación de la exposición del obispo, los jóvenes realizaron distintas preguntas de manera libre y espontaneas a las cuales monseñor fue respondiendo y dialogando con ellos. Al concluir la actividad los participantes señalaron que fue un encuentro muy interesante, les gusto la actitud cercana y sencilla del obispo, se sintieron acogidos y escuchados, valoraron también el tiempo que él se dio para estar con ellos.